Jorge Martí (La Habitación Roja)

“Escribir mi primera canción fue el principio de una gran aventura, algo creativo que le daba sentido a tu vida”

Jorge Martí es el cantante de los valencianos La Habitación Roja, uno de los grupos de la explosión indie-pop de los 90 que mejor ha aguantado el paso del tiempo, dando forma a una discografía coherente y sin apenas altibajos. Su último disco se llama Fue eléctrico, editado hace unos meses, del que acaban de estrenar un nuevo videoclip, de la canción Indestructibles.

Martí cuenta su primera vez desde Trondheim (Noruega), donde vive con su mujer y sus hijas.

Jorge Martí (en primer plano) en una fotografía promocional de La Habitación Roja de la década pasada.

¿Recuerdas cuál fue la primera canción que compusiste? ¿A qué se parecía?

Sí que la recuerdo. Era la época del instituto, en la segunda mitad de los 80, y por aquel entonces estaba aprendiendo a tocar la guitarra. Curiosamente, no era la guitarra lo que me interesaba más, sino el poder tocar canciones que me gustaban y poder empezar a componer las mías. Por aquel entonces estaba muy metido en The Smiths, The Cure, REM pero sobre todo en en el pop español de la época con grupos como La Dama Se Esconde, El Último de la Fila, Radio Futura, Golpes Bajos, Gabinete Caligari o Comité Cisne. Hay un disco iniciático para mí en esto del pop español y no es otro que Armarios y camas, de La Dama Se Esconde. Estaba totalmente colgado de la canción Amenazas, de todo el espíritu del disco, me sentía identificado con las letras, hasta con las más raras y crípticas, las cuales interpretaba a mi manera. La primera canción que escribí la grabamos en una cinta de casete y la llevamos a clase para enseñarla a la gente. Era algo pop, con un toque oscurillo y el estribillo decía algo así como: “Acertijo increíble, mensaje a descifrar, se esconde bajo las entrañas de una mente singular”.

¿De qué hablaba la canción?

La canción hablaba de interpretar los silencios de una chica muy importante en mi vida, de la indiferencia que esa persona a la que quería y a la cual fallé me mostraba día tras día en el instituto tras haberle hecho daño. Al final conseguí redimirme, pero volví a fallar. Afortunadamente nos tenemos hoy en día, aunque sea en la distancia, un cariño especial.

¿La escribiste solo o acompañado?

Yo escribí la letra y las melodías, pero para tocarla me acompañaban un par de amigos de clase, entre ellos José, actual batería de LHR. Él tenía un par de tambores, pues había tocado de chaval en la banda local de una de las fallas del pueblo. Con un bajo que compramos, y con una guitarra eléctrica que conectábamos a un viejo magnetófono que la hacía sonar distorsionada, la grabamos en plan precario. Era genial poder escuchar algo que habías hecho tú mismo. Lo recuerdo como el principio de una gran aventura. De repente había algo que te importaba y te llenaba, algo creativo que le daba sentido a tu vida. Creo que desde aquel instante he vivido para la música.

¿La escribiste en castellano o en otra lengua?

En castellano. Luego haría alguna en inglés, alguna de las cuales no estaban nada mal. De hecho en la primera maqueta de LHR había algunas en inglés. Una tenía un montón de éxito en los conciertos y críticas muy positivas incluso de periodistas muy reputados. Se llamaba Hello Future. Hablaba de  un futuro apocalíptico y catastrófico en plan irónico. Estaba inspirada en Pavement, The Velvet Underground y Lou Reed.

¿Llegaste a grabar esas canciones profesionalmente?

La grabamos, pero en plan precario, en una cinta de casete. La de Hello Future sí que la tengo grabada en cinta y suena la mar de bien, aunque el inglés seguro que tiene algún que otro error gramatical. Eso fijo. Aún así siempre se me ha dado bastante bien el inglés. De hecho creo que podría cantar en inglés con cierta dignidad.

Pasado el tiempo, ¿qué te parece?

Me parece muy naif, pero algo puro, mimético con lo que escuchaba y me gustaba, pero sincero, que es lo que a mí siempre me ha interesado de la música. Me gusta la música de verdad, las historias de verdad, aunque no sean autobiográficas. Me gustan las canciones que me hablan a mí, que me cuentan cosas de mi vida. En definitiva, reconocerme y sentirme identificado con un tipo de música y sensibilidad.

Y respecto al primer concierto: ¿cómo y dónde fue?

La primera vez que me subí a un escenario y toqué fue en el cine de verano de L’Eliana [Valencia]. Hubo un pequeño festival (no se les llamaba festivales todavía por aquel entonces) y yo ya me mezclaba con los grupos locales, pues habíamos empezado a ensayar y a formar nuestra propia banda. Sería el año 92 y al final del concierto varios de los grupos participantes se unieron para tocar Knocking on Heaven’s Door, de Dylan, pero en plan Guns’N’Roses, que era lo que triunfaba entonces. A mí me molaba porque era de Dylan y me hacía gracia que hubiera gente que eso no lo supiera.

Pero la primera vez que toqué en un concierto propio fue en la Nit de Rock (que era como se llamaban los festivales de pueblo) de L’Eliana del año 92. Todavía no éramos LHR pero ya tocaba José la batería. La primera canción que tocamos se llamaba Olvidar y en ella tocaba la guitarra acústica, lo cual era una cosa rara comparado con los grupos que tocaban a continuación. Sonaba fresca y a la gente le parecía una suerte de Duncan Dhu , a pesar de que lo que a mí me molaba de verdad eran The Smiths, The Cure, Golpes Bajos, La Dama se Esconde y Radio Futura.

¿Cuál fue la reacción del público? ¿Había mucho o poco?

Había mucha gente. Eran las fiestas del pueblo, en fin de semana, en la plaza del ayuntamiento. Tengo imágenes por ahí del concierto. Había curiosos, chicas y chicos que se movían entre la admiración y el desprecio. Había de todo. Para bien o para mal yo siempre he sido una persona que ha creado opinión en la gente que me rodea. Nunca he pasado desapercibido ni queriendo. Pero salió más o menos bien. Éramos muy flojitos, casi no sabíamos tocar, pero curiosamente, a la gente que más sabía de música del pueblo nuestra propuesta le sonaba fresca y especial. Desde luego éramos diferentes a todos los grupos que nos rodeaban.

¿Estabas nervioso?

Sí, claro, muy nervioso. Todavía hoy me pongo nervioso antes de los conciertos, aunque he aprendido mucho y ahora disfruto metiéndome de lleno en la música. Siento una gran energía arriba de un escenario y afortunadamente he aprendido a transformarme arriba del mismo. O tal vez debería decir a liberarme. Soy yo mismo, pero mucho más peligroso y visceral.

¿Qué sensación se te quedó al acabar?

La misma que cuando uno se enamora de verdad. La verdad es que me di cuenta de que eso era lo que quería hacer con mi vida.

www.lahabitacionroja.com

 



One Comment

  1. Qué buena entrevista Jorge!!! Eres uno de los mejores commpositores de indie-pop español.

    Un abrazo.

    Jacobo

Deja un comentario