Mansilla + Tuñón

Museo de Zamora.

Mansilla+Tuñón es uno de los estudios con más éxito en España de los últimos 15 años. El Centro de El Águila en Madrid, el Museo de Arte Contemporáneo de Castellón, el Auditorio de León (Premio Nacional de Arquitectura) o el MUSAC (Premio Mies Van der Rohe 2007) son algunas de sus obras más conocidas.

Este dossier incluye, aparte de la entrevista, fotografías y planos de la obra.

Con el Museo Provincial de Zamora debutaron tras diez años de formación en el estudio de Rafael Moneo. En esos años colaboraron en las obras de la Estación de Atocha, el Museo Thyssen en Madrid, el aeropuerto de Sevilla o la fundación Miró de Mallorca.

El Museo fue creado originariamente a raíz de la desamortización del S. XIX, aunque la construcción de un edificio exclusivo para albergar las piezas artísticas de la provincia no arrancó hasta los años 80. Su complicado desarrollo, no exento de vicisitudes, obliga a la interrupción definitiva de las obras, apenas construida una crujía. Algunas actuaciones paralelas mejoran sensiblemente el panorama: el acondicionamiento de la cercana iglesia de Santa Lucía facilita, a finales de 1989, la instalación ordenada de los fondos del museo en un almacén visitable.

Las obras no se retoman hasta que el Ministerio de Cultura, tras analizar algunos estudios previos, encarga el proyecto del Museo a los arquitectos Emilio Tuñón y Luis Moreno Mansilla.

 

Museo Provincial de Zamora

 

¿Cuál fue tu primera vez?
En el Museo de Zamora.

¿A qué edad?
31 años.

¿Con quién?
Luis Moreno García-Mansilla

¿Cómo conseguiste el encargo?
En diciembre de 1990, el Ministerio de Cultura nos encargó unas obras de emergencia, para recalzar un muro del Palacio del Cordón en Zamora. A raíz de esas obras de emergencia, se nos encargó un estudio previo para la instalación del Museo de Zamora en el Palacio del Cordón. Entregado el estudio previo, y sobre la base de ese estudio previo, tuvimos que hacer una oferta para hacer el proyecto de ejecución del Museo de Zamora… fuimos seleccionados entre las tres ofertas que se presentaron y ya lo demás es historia…

¿Cómo te sentiste?
Acabábamos de dejar la oficina de Rafael Moneo, y aquel estudio previo nos abrió las puertas a iniciar nuestro propio trabajo profesional.

¿Cómo fue y cuanto duró la obra?
Éramos muy jóvenes y muy empeñados, nos dejamos la piel en todas las fases del trabajo…La obra la acabamos en 1996. Por lo tanto todo el proceso duró unos seis años.

¿Qué hiciste esa primera vez que no hayas vuelto a hacer?
Un proyecto de emergencia para recalzar un muro de fábrica.

¿Qué no hiciste que te hubiera gustado haber hecho?
Nada!

¿Qué consideras que es lo mejor de aquel proyecto?
Su escala e integración en el contexto.

¿Y lo peor?
No sé… tal vez un suelo de madera que pusimos en el acceso…

¿Has vuelto a visitar la obra?
Muchas veces… siempre que puedo me acerco a visitarla.

 

Dibujo del Museo de Zamora

 



One Comment

  1. […] de Zamora. Desandando el camino del puente, y yendo hacia la Plaza Mayor, nos encontraremos con el Museo de Zamora, obra de Mansilla+Tuñon. Un clásico escondido, brillantemente articulado, engarzado con la ciudad […]

Deja un comentario