Fran Fernández (Nixon, Australian Blonde, La Costa Brava)

“Mi primer concierto terminó cuando alguien volcó una botella de champán sobre el amplificador”

Fran Fernández (Gijón, 1971) es uno de los cantantes y compositores de mayor recorrido de los surgidos en la explosión indie de los 90. Se dio a conocer al frente de Australian Blonde y a principios de la década pasada comenzó a escribir en castellano para La Costa Brava, fértil grupo que compartía con Sergio Algora (Ex El Niño Gusano). Desde 2006 funciona en solitario o a dúo (junto a Ricardo Vicente) como Francisco Nixon, proyecto con el que planea editar nuevo álbum el próximo otoño (del que ya ha colgado algunas maquetas aquí). Además, ahora está escribiendo la historia de La Costa Brava para la editorial zaragozana Jekyll and Jill.

En mi primera vez hemos querido saber cómo fueron sus inicios en el mundo de la música: su debut sobre un escenario, sus primeras composiciones…

¿Cuál fue tu primera canción?

No recuerdo cuál fue la primera canción que escribí. La primera maqueta fue la de La Posada de Morgan, el grupo del que luego surgió Australian Blonde. Las letras eran en castellano, muy malas. Era pop-rock en castellano de toda la vida, aunque ya teníamos algunas influencias indies, los Smiths y cosas así. Hicimos unos cuantos conciertos por Asturias y luego refundimos el grupo para formar Australian Blonde.

Fran La Posada

Fran Fernández en uno de los conciertos de La Posada de Morgan.

¿Y tu primer concierto?

El primer concierto fue en una fiesta en el bajo de un amigo, que luego con el tiempo sería el mánager de Australian Blonde. Había mucho público, todos nuestro amigos. Tocamos versiones y alguna canción propia. Teníamos una, que creo que era la primera que hicimos, que se llamaba Una noche más. Tendríamos 17 ó 18 años. Hacíamos La Bamba, Cadillac solitario, Soy tremendo, de Los Elegantes… Lo que sonaba por la radio en el 88. El indie ni sabíamos que existía. No estábamos nerviosos porque estábamos en familia. El concierto terminó cuando alguien volcó una botella de champán sobre el amplificador.

cartel la posada de morgan

El rudimentario cartel de Luces de Ciudad, el primer grupo de Fran Fernández.

¿Cómo llegaste a formar tu primer grupo?

La idea de montar un grupo fue mía. Yo empecé a tomar clases de guitarra desde 1º de BUP o así, y cuando estábamos en COU surgió la oportunidad de montar un grupo con algunos compañeros de colegio. A Roberto Nicieza lo conocía de intercambiar discos con él, y era una persona muy entusiasta, así que se encargó de la tarea más ingrata, tocar la batería. Tito jugaba conmigo al baloncesto, y tenía un garage en casa de sus padres donde podíamos ensayar. Él se encargó del bajo. También se incorporó César Gallo, un chico de mi clase que iba conmigo a clase de guitarra y que sabía hacer algún punteo. Entre los cuatro formamos Luces de Ciudad, un nombre sacado de la película de Chaplin, y dimos dos o tres conciertos, en fiestas de amigos. Cuando César empezó la carrera de medicina dejó el grupo, y nosotros fichamos a una cantante por aquello de que ninguno cantábamos ni medio regular. Probamos a varias y se quedó Montse, una compañera de Roberto de facultad, que luego estaría en Nosoträsh. Con ella hicimos La Posada de Morgan, que era el nombre de una pensión de Gijón. Nos hacía gracia. Grabamos una maqueta de cinco canciones con Carlos Redondo, de Los Locos, que por entonces era el profesor de bajo de Tito. Hacíamos pop rock en castellano de la época, con un poco de influencia anglosajona (no sé, versiones de los Primitives, Pretenders, los Jam…), y después de tocar en un par de concursos y hacer unos cuantos conciertos por Asturias, decidimos seguir adelante los tres, con otro nombre, y cantando en inglés. Es la época en la que descubrimos la “música alternativa” y empezamos a hacer versiones de Teenage Funclub, Lemmonheads, Buffalo Tom, etc. Grabamos otra maqueta con Carlos Redondo, en la que ya está el Chup Chup [a la postre, single de mayor éxito de Australian Blonde]. Roberto presenta la maqueta a varios concursos, y en la final del concurso de Rockdeluxe, o el de la sala Maravillas, no recuerdo, fichamos por Subterfuge.



Deja un comentario